La Casa Hinterland toma su inspiración de las impresionantes líneas de borde que rodean el lugar, así como del ritmo vertical de los imponentes eucaliptos que habitan naturalmente el paisaje.

La construcción de madera sólida y sus tonos suaves reflejan los colores de las montañas, mientras que los espacios interiores en celosía crean un ambiente relajado que permite su ocupación sin esfuerzos.

Abranzando el legado del idilio colonial de Australia a través de una reinterpretación contemporánea, la vivienda es a la vez frágil y monumental, capturando realmente el espíritu del lugar.