Cerca de 7000 personas murieron víctimas del Ébola en África occidental, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que superan por más de 1200 el balance anterior dado a conocer el miércoles pasado. Según los datos de la OMS hasta anoche, el número de infectados con Ébola es de 16.169 y de ellos murieron 6928 en los tres países más afectados: Sierra Leona, Guinea y Liberia.

Este nuevo balance probablemente incluye casos que no habían sido informados anteriormente. El miércoles se había difundido un balance de de 5674 muertos en los tres países, con 15 muertos adicionales en otros países. La OMS no explicó el súbito aumento de los muertos, especialmente en Liberia, pero el nuevo balance incluye caos no reportados con anterioridad.

Debido a la dificultad para recolectar datos y teniendo en cuenta el nivel de fatalidad de esta epidemia, calculada en 70%, la agencia había indicado antes que había más muertos de los registrados. El balance de muertos por Ébola ha aumentado considerablemente en Liberia, pese a que los observadores habían indicado que el avance del virus en ese país había disminuido en las últimas semanas.

Liberia es el país con más nuevos muertos, ahora con 4181 decesos de un total de 7244 casos. El miércoles pasado el balance era de 3016 muertos de un total de 7168 casos. Sierra Leona, por su parte, donde según la OMS el virus experimenta un rápido avance en varias partes del país, tiene ahora un balance de 1461 muertos de un total de 6.802 casos, mientras el 26 de noviembre pasado tenía 1398 muertos de un total de 6599 casos.

Guinea registra ahora 1.284 muertos de un total de 2.123 casos. Dos días antes eran 1260 muertos y 2134 casos. En la actualización previa, la institución había informado que Mali registra ocho casos confirmados, seis de los cuales murieron. Nigeria, con siete muertes por Ébola, y Senegal, que solo tiene un caso, no han registrado nuevos casos desde hace 57 días. La OMS no suministró una actualización de los datos en otros países afectados.