La fiscal Viviana Fein dijo que estaba detrás de «algo muy sugestivo», al momento de su desplazamiento. Y apuntó contra el Stiuso y Milani: «Quizás esas personas estaban esperando un resultado, no lo puedo aseverar, por eso estábamos investigándolo», indicó la funcionaria judicial en diálogo con la prensa, de acuerdo al diario La Nación.

Explicó que las llamadas empezaron en la mañana del domingo 18 de enero del año pasado, cerca del momento en el que -de acuerdo a la autopsia- murió Alberto Nisman. Hubo comunicaciones hasta la noche, luego de que la madre del titular de la UFI AMIA fuera hasta el departamento para reconocer el cadáver. En las llamadas aparecen el exespía Jaime Stiuso y el entonces jefe del Ejército César Milani. Las sospechas son porque aunque Nisman ya había fallecido, nadie podía saberlo.

En ese contexto es que la fiscal cuestiona que fue desplazada por la jueza Fabiana Palmaghini, que además denunció a Fein de haber omitido en la primera declaración de Stiuso las sospechas del exespía sobre un posible asesinato de Nisman.