Fue un “magnicidio”, afirmó la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, a quien, como representante de las hijas que tuvo en su matrimonio con Nisman y por haber conferido poderes a los abogados Juan Vigliero, Manuel Romero Victorica y Federico Casal, el tribunal le permitió el uso de la palabra.

“Fue un homicidio ejecutado por su actuación funcional” dijo, al tiempo que calificó el hecho como “el más grave desde la vuelta de la democracia” y, al recalcar los 17 años que pasó con Nisman, Arroyo Salgado, que en varios pasajes de su exposición tuvo que contener el llanto, sostuvo que “Alberto no se suicidó y menos con un arma de fuego”.

Pablo Lanusse, abogado de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, destacó que cuando Palmaghini hizo referencia al lugar donde Nisman fue hallado sin vida, en el piso 13 de un departamento en la zona de Puerto Madero, de esta capital, aludió a “la escena del crimen” y no a “la escena del hecho”.

Ambas querellas coincidieron también que el asesinato del fiscal se concretó porque hubo una “zona liberada” y que fueron las autoridades que primero llegaron al lugar las que permitieron la “alteración de la escena”.

La defensa de Lagomarsino lamentó que Palmaghini cambiara de criterio tras las declaraciones testimoniales de los ex agentes de inteligencia Carlos Alberto Rodríguez y Antonio «Jaime» Stiuso, cuando “días antes había rechazado un pedido para declararse incompetente”.

Agregó que los dichos de esos testigos, quienes reforzaron la hipótesis del homicidio, fueron “meras opiniones”.

Para Lanusse “no fueron meras opiniones” sino que sirvieron para marcar la “dimensión del enfrentamiento del gobierno con la SIDE y Nisman”, luego que al fiscal y a Stiuso le indicaron que debían abandonar la “pista siria”.

Tras escuchar durante algo más de tres horas a las partes y al fiscal de la Cámara Ricardo Sáenz, quien también se pronunció a favor de la competencia de justicia federal, los camaristas Mario Filozof –que presidió la audiencia realizada en Viamonte al 1.100 de esta capital- Julio Lucini y Rodolfo Pociello Argerich se retirarom “a deliberar”.

Pero Filozof aclaró que el tribunal decidió “habilitar los días 19 y 20 de marzo”, para brindar celeridad al tratamiento de los agravios de la defensa y las réplicas de las querellas contra los fundamentos expuestos por los letrados de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro y Martín Chasco.