El juez Alberto Santamarina se apersonó en Ezeiza donde encabezó un operativo con efectivos de la Policía Metropolitana y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

El magistrado tomó nota del funcionamiento del centro de comando y control y ordenó la detención de un miembro del personal de la Aduana.