Este importante proyecto de expansión duplica el tamaño del edificio existente. La forma y la solución arquitectónica de la expansión se centró en la creación de un todo interconectado y unificado, que fomenta la interacción entre las diversas disciplinas de la física.

La estrategia de diseño se centró en la creación de una variedad de espacios ideales de trabajo, incluyendo áreas de investigación y zonas tranquilas para el diálogo y la colaboración.

Esta interacción dinámica se fomenta a través de la interconexión visual, y la prestación de una amplia gama de oportunidades de interacción; pequeños rincones en zonas comunes, el Black Hole Bistro en la planta baja y otras áreas de interacción que rompen las fronteras entre las diferentes plantas.

Todas las áreas de instalaciones fueron dispuestas para conectar a nivel mundial con las últimas comunicaciones audiovisuales e infraestructura TI. Esto permite la realización de conferencias, presentaciones culturales y demostraciones en vivo, fomentando la comunicación y la colaboración con otras comunidades lejanas.