El granate empató como local ante el ciclón de Paraguay y quedó eliminado de la Copa Sudamericana, debido a la derrota de la semana pasada. Al minuto, Cerro se puso en ventaja a través de Romero, la figura de la noche. Los locales empataron de la mano de Braghieri.

Lanús tuvo una complicada parada, en el sur del Gran Bs As, ante Cerro Porteño de Paraguay. Luego de la derrota en Asunción, la llave seguía abierta gracias al gol de visitante conseguido sobre el final. Por eso, una victoria por la mínima sería más que suficiente.

Pero todo se complicó desde el primer minuto. Es que el joven Óscar Romero sacó un remate con rosca al segundo palo para vencer la vaya de Marchesin. 1-0 desde el vestuario que comenzaría a dificultar el juego de los conducidos por los Mellizos Schelotto.

Lanús salió con todo a buscar el empate, aunque con mas desorden que buen fútbol. Es más, el gol llegó gracias a una gran jugada individual de Braghieri, que recibió la pelota en la mitad de la cancha y se mandó a correr hasta llegar al área rival. Allí, definió con sutileza al palo más lejano para empatar el partido.

Después, en el complemento, el Granate no hizo lo suficiente para merecer el empate. Si bien complicó al Ciclón en algunos momentos, los paraguayos tuvieron las más claras a través de diversos contragolpes y jugadas colectivas. Romero se cargó el equipo al hombro, ayudando en el mediocampo y siendo el nexo entre la defensa y la delantera.

Al final el resultado global parece justo, puesto que Cerro Porteño controló a Lanús y pegó en los momentos justos: en la ida aprovechó dos minutos de desconcentración de los de Guillermo, mientras que en la vuelta logró convertir rápidamente. Así, los de Leonardo Astrada esperan enfrentar al ganador de Boca-Capiatá, en los cuartos de final.