El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, exhortó hoy delante de la presidenta Cristina Kirchner a «cultivar la auténtica convivencia» entre los argentinos y alentó a promover iniciativas «más amplias y generosas» a favor de los más pobres y desprotegidos.

«Hay que volver a encarnar en nuestra vida diaria la cultura del trabajo honesto y abnegado en favor de la recuperación espiritual y material de todo el organismo social», aseveró el prelado durante el Tedeum en la basílica de Luján.

Radrizzani, apeló también a un mensaje del papa Francisco para instar a la unidad y llamar a los argentinos a «cuidarse» entre sí y evitar los odios y las peleas.

«Cuídense entre ustedes. No se hagan daño. Que no haya odio, que no haya peleas. Dejen de lado la envidia, no le saquen el cuero a nadie, dialoguen», sostuvo.

«Hay que intensificar los esfuerzos de una promoción cultural y educativa de profunda raigambre humanística para la niñez y la juventud. Y volver a encarnar en nuestra vida diaria la cultura del trabajo honesto y abnegado en favor de la recuperación espiritual y material de todo el organismo social», aseveró.

Asimismo, animó a «una opción clara y firme por la recuperación del hombre y la sociedad argentina, sin más meta que el bien común de la Nación, superando las dificultades y consiguiendo el don inapreciable de la paz social».