Azpi a la cabeza levanta la segunda orejona en la historia Blue

Los Blues vencieron al Manchester City 1-0 en la final de Champions League que se jugó en Porto. El único tanto lo marcó Kai Havertz para los londinenses que consiguieron el segundo título en su historia.

Chelsea es el claro y quizás hasta ahora único ejemplo de que las inversiones en su medida justa, priorizando no solo las compras exorbitantes sino también primando el crecimiento de un club en sus divisiones inferiores, poniendo el ojo también en el ámbito femenino convirtiéndose hoy por hoy en un club modelo, conquistó nuevamente la Orejona encima ante otro del mismo país, mostrando que hay un solo grande en Londres.

En el arranque los dirigidos por el alemán Thomas Tuchel sin tener la posesión del balón apostaron por un ataque directo y rápidamente el alemán Timo Werner dispuso de la chance de anotar pero su remate salió muy despacio al medio.

El City respondió a puro toque, abriendo el juego por las bandas aunque gracias a la presión generó la oportunidad nítida tras el error del rival, luego siguiendo con el recupero para que Phil Foden sacase el tiro que fue interceptado a tiempo por Antonio Rudiger.

Los de Londres siempre fueron más claros a la hora de pergeñar peligro y en el cierre pudieron destrabarlo. El volante Mason Mount habilitó desde lejos a Kai Havertz que se fue solo, esquivó como pudo a Ederson y el ex Bayer Leverkusen marcó a los 42 minutos el 1-0.

En la segunda etapa los de Guardiola siguieron nublados sin rebelión, con el ingreso de Sergio Agüero y en el epilogo casi logra emparejarlo. Después de un córner de fuera de área probó Riyad Mahrez con el derechazo que dejó quieto a Édouard Mendy, sin embargo el disparo se fue desviado por lo que fue victoria en el estadio el Dragao.

Chelsea que tuvo en el banco de suplentes al argentino Wilfredo Caballero conquistó su segunda Champions League tras la de 2012 ante Bayern Múnich, alcanzando a Benfica, Porto, Juventus y Nottingham, sumando el sexto título internacional.