Los dos primeros de la Premier League se vieron en Stamford Bridge, donde no hubo un ganador porque Loic Rémy anotó el único gol local, y prontamente David Silva marcó el definitivo 1-1, pese a que en el segundo tiempo su equipo fue el único que atacó. Tras 23 jornadas la diferencia es de cinco a favor de los londinenses, mientras se acercó el United.

Muchas menos veces los de José Mourinho llegaron al área, pero en la primera, cobraron: Branislav Ivanovic cambió de frente para Eden Hazard, quien puso el botín para que la pelota fuera al medio, donde entró Rémy ganándole la carrera a Vincent Kompany.

Thibaut Courtouis venía sufriendo desde el primer minuto, pero se salvaba de los ataques de Jesús Navas, Sergio Agüero y Fernandinho. Pero fue en el minuto previo al descanso cuando el belga despejó a medias un centro de Navas y el Kun encontró el rebote, aunque Silva aseguró el gol con su desvío.

En el segundo tiempo, Chelsea entendió que era negocio mantener la distancia de cinco unidades, y por eso sacó a Rémy y metió a Gary Cahill, dejando a Didier Drogba como único delantero por los últimos diez minutos.

En la primera vuelta también habían igualado 1-1, y ahora los Blues quedan con 53 puntos antes de visitar a Aston Villa. El equipo de Manuel Pellegrini – quien además de Agüero puso de titular a Martín Demichelis y dejó a Pablo Zabaleta en el banco – lleva cuatro partidos sin ganar, incluyendo la eliminación de la FA Cup en manos Midddlesbrough de la segunda división.

Tercero está Manchester United con 43 unidades tras la victoria sobre Leicester por 3-1, mientras que cuarto está Southampton con 42 puntos antes del partido de mañana ante Swansea. El domingo también le tocará a Arsenal (sexto con 39 puntos) contra Aston Villa.