Un estudio realizado del otro lado de la cordillera por GfK Consumer Choices muestra que si entre enero y agosto de 2016 comprar un notebook en Argentina era un 58% más caro que en Chile, ahora esa distancia se redujo a 17%. El dato fue publicado por El Mercurio y dio origen a un título que podría transformarse en un problema para la economía trasandina, que ya se acomodó a la invasión de argentinos que van de compras: «Chile dejaría de ser el nuevo Miami de los argentinos: Turistas reducen compras en el país por menor atractivo de precios».

Según la prensa chilena, «la frase ‘Chile es el nuevo Miami’ podría transformarse en algo del pasado». Esto, porque si bien en los últimos meses era muy común escuchar a los turistas argentinos repetir estas palabras con maletas repletas de artículos comprados en los shoppings o «malls» del otro lado de los Andes, ahora cada vez se estaría reduciendo más la proporción de argentinos que adquieren ciertos productos en Chile.

Si bien hubo una virtual invasión de argentinos a Chile en el primer semestre, con 1,9 millones de personas, las autoridades de la Subsecretaría de Turismo trasandina indicaron al diario local El Mercurio que la cifra de incremento fue de 27,6% con respecto al año anterior, pero basta menor al anterior registro de aumento interanual, que había sido del 52%.

Sí notaron un aumento del tarjeteo de las compras realizadas por argentinos: un 35% más que el año anterior, lo que puede basarse en cierta percepción de estabilidad en Argentina, lejos del «compremos que se acaba el mundo», que parecía suceder con anterioridad, perseguidos por una inflación explosiva que, si bien no ha sido vencida, parece controlada.

De todos modos, los chilenos calculan que durante todo este año habrán pasado a su país 3,5 millones de argentinos.

Un estudio realizado por GfK Consumer Choices evidencia estos datos:

– Una caída del peso de los turistas argentinos sobre las ventas de smartphones, que es uno de los artículos más apetecidos por nuestros vecinos. Si en enero de 2015 un 83,8% de la comercialización de estos teléfonos en ciudades como Valdivia, Santiago -descontando la comuna Providencia-, Antofagasta y Puerto Varas, entre otras, se realizaban a ciudadanos argentinos, en el mismo lapso de 2017 esa cifra cayó 7,5 puntos porcentuales, hasta un 76,1%.

– Una situación similar se observa en la venta de smart TV y notebooks , los cuales han rebajado en 6,7 y 6,4 puntos porcentuales, respectivamente, sus ventas a los turistas argentinos en los últimos dos años en estas mismas zonas.

Este retroceso tendría directa relación con la menor diferencia de precio que hay en ciertos artículos con respecto a lo que se veía hace un año atrás.

A modo de ejemplo, si entre enero y agosto del año pasado comprar un notebook en Argentina era un 58% más caro que en Chile, durante el mismo lapso de este año esta diferencia bajó a un 17%.

Sobre esto, el Business Manager IT de GfK Consumer Choices, Pablo Vrdoljak, comentó al diario El Mercurio que esta menor distancia en valor tendría relación con que en Argentina este año se eliminó el impuesto para la importación de notebooks , mientras que en el resto de los países de la región estos artículos incrementaron su precio por el mayor desarrollo de la categoría y el auge que ha tenido el segmento Gamers .