La presidenta chilena, Michelle Bachelet, lanzó hoy un amplio plan para combatir el crimen al que destinará 1.200 millones de dólares.

«El combate a la delincuencia es una tarea de Estado, de largo aliento y de la cual no se pueden sacar dividendos políticos», afirmó la mandataria trasandina.

El programa, que busca reducir en un diez por ciento los robos con violencia, considera impulsar planes locales contra el crimen en todo el país, donde 50.000 personas cumplen penas de cárcel.

Cada comuna y barrio tiene necesidades distintas. No puede haber una respuesta estandarizada para una necesidad local», justificó la presidenta.

De hecho, la iniciativa establece que las propias comunas deberán elaborar sus programas de seguridad, con apoyo del Ministerio del Interior.

No obstante ser un plan nacional, Bachelet especificó que la intervención se concentrará en las 74 comunas que reúnen el 82 por ciento de los delitos de mayor connotación social, en especial las populosas zonas de Puente Alto, La Pintana, Concepción y Maipú.

En detalle

Chile pone en marcha lo que denomina «Plan Nacional de Seguridad Pública y Prevención de la Violencia y el Delito: Seguridad para Todos».

El plan contempla diversos aspectos, como una planificación y ejecución desde lo local, nueva institucionalidad en materia de reinserción y apoyo a víctimas de delitos, control y sanción, regulación de la prevención de la violencia y el delito, información y evaluación y nueva gobernanza de seguridad pública, entre otras medidas.

El programa proyecta «acciones específicas para los próximos cuatro años» y «nos permite también ponernos metas ambiciosas, como reducir en un 10 por ciento la victimización por robo con fuerza en la vivienda y disminuir en un 10 por ciento la victimización por robo con violencia», afirmó Bachelet.

«Esto es mucho más que cifras: estamos hablando, en definitiva, de la calidad de vida que podemos construir entre todos y todas, y el diagnóstico y la intervención son un trabajo común», agregó.

«Mejores resultados en seguridad significan un país menos desigual», sentenció la Jefa de Estado en el acto, en el que participaron también el ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Peñailillo; el subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey; el subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, alcaldes de la Asociación Chilena de Municipalidades, parlamentarios y autoridades de Carabineros y la PDI.

«Vemos a los municipios como aliados estratégicos del Gobierno en la tarea de garantizar el derecho de las personas a la seguridad», dijo en su intervención el ministro Peñailillo, quien subrayó que «las personas deben volver a apropiarse de los barrios y no esconderse detrás de rejas y murallas».

«Tiene que ver con el reforzamiento de Carabineros, Investigaciones, servicios públicos, planes y programas ligados directamente a los municipios. Los municipios que van a estar en el plan como prioritarios no van a concursar, van a tener un convenio con el Ministerio del Interior y por lo tanto van a poder planificar el uso de sus recursos. Van 100 millones de dólares destinados exclusivamente a esos 74 municipios», detalló el jefe de gabinete.

Contra los delitos más «impactantes»

El subsecretario Antonio Frey detalló, de visita en los estudios de Cooperativa los objetivos y fundamentos del citado plan «Seguridad para todos», que «implica una inversión de 1.200 millones de dólares» para «intervenir de manera integral las comunas más vulnerables», y se basa en «una coordinación mucho más finarespecto de lo que se va a hacer en el territorio; implica que la persona está en el centro de la política pública».

La autoridad explicó que el «énfasis» del Gobierno en «el robo a la vivienda» y «el robo violento» responde a que se trata de «dos delitos muy impactantes, que producen una secuela muy compleja en las personas».