Un inusual temporal en la árida región de Atacama en el norte de Chile inundó varios poblados, provocó dos muertos, miles de damnificados y afectó las operaciones de la cuprífera estatal Codelco en la zona, donde este jueves se prevé seguirá lloviendo.

Se reportaron 4 muertos y 22 personas desaparecidas.

El gobierno declaró el «estado de excepción» por catástrofe para atender la emergencia que deja también 24 desaparecidos, así como 700 damnificados y 2.300 albergados tan solo en Atacama.

La presidenta Michelle Bachelet se encuentra en la zona afectada por el temporal coordinando las tareas para atender la emergencia.

La declaratoria de «estado de excepción constitucional por catástrofe» en Atacama implica que «las Fuerzas Armadas toman el control de la región», explicó el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

La medida se amplió en la tarde del miércoles a la ciudad de Antofagasta (de unos 350.000 habitantes), debido a la negativa de pobladores de abandonar sus viviendas ubicadas en zonas de riesgo.

Las lluvias seguirán afectando la región este jueves, según previsiones de la Dirección Meteorológica de Chile.

Las lluvias en el norte, que alberga al desierto de Atacama, el más árido del mundo, se contraponen a la situación de sequías y feroces incendios forestales que arrasan con miles de hectáreas de bosque nativo en el sur chileno.

Codelco, la mayor cuprífera del mundo, anunció que sus operaciones en los yacimientos ubicados en el norte de Chile se vieron parcialmente afectadas.

Las divisiones de la empresa ubicadas en las regiones de Atacama y Antofagasta «debieron paralizar sus operaciones mineras, mientras que las plantas industriales permanecieron operativas», señaló en un comunicado.

La empresa produce cerca del 11% del cobre mundial, con unas 1,6 millones de toneladas al año.