El senador chileno Jaime Quintana, presidente del Partido por la Democracia (PPD), se vio envuelto en un escándalo tras atropellar y matar a un policía en un accidente de tránsito ocurrido esta madrugada. Pese a las versiones que se han estado manejando sobre un presunto estado de ebriedad del conductor, las pruebas de alcoholemia dieron negativas.

La víctima se encontraba realizando un control de rutina, inspeccionando a un camión que había sido previamente denunciado por transitar de manera zigzagueante, cuando de repente fue embestido por el senador Quintana en una carretera de la zona de Temuco, a unos 670 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

El agente -que no portaba chaleco reflector- «traspasó el eje de la calzada hacia la vía» que utilizaba el vehículo del senador en el momento en que fue atropellado. El policía habría cruzado la calzada como resultado de un forcejeo con el conductor del camión, según reportes de los medios locales.

El fiscal del caso, Jaime Pino, agregó que las pruebas de alcoholemia realizadas a Quintana dieron negativo. «La prueba de alcohol respiratoria dio negativa y se le tomó también la alcoholemia», afirmó. Por lo pronto, el parlamentario quedó en libertad mientras la investigación continúa y posiblemente enfrentará cargos de «cuasidelito de homicidio».

«Estoy devastado, siento un profundo dolor por lo ocurrido a un policía en un hecho tan lamentable», declaró Quintana a la prensa. El senador rechazó hacer comentarios sobre las circunstancias del accidente por respeto a la familia del agente. Dijo que está a disposición de la justicia, a la que ya le relató los hechos.