Un grupo de investigadores del Conicet aplicaron conocimientos de ingeniería en alimentos para crear vino en polvo. El producto ya pasó las pruebas de aceptación al público y podría llegar al mercado en dos años.

Profesionales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la  Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Católica Argentina (UCA) consiguieron realizar vino en polvo.

La bebida se congeló en una cámara cerrada a 30◦ grados bajo cero y se disminuyó la presión para lograr vacío. 10 litros de líquido se transformaron en 300 gramos de sólido luego de dos días de almacenamiento.

Sin embargo, en el medio se perdieron los componentes aromáticos que le dan el gusto. «Buscando un sabor agradable al consumidor argentino al polvo le agregamos edulcorante y aromatizante de frambuesa”, detalló la corresponsable del proyecto, María Clara Zamora, a PERFIL.

La investigadora afirmó que el producto ya paso las pruebas que confirman su consumo para el público. En dos años podría encontrarse disponible en el mercado.