Cloud Citizen, la propuesta de una nueva tipología de rascacielos de la Urban Future Organization y CR-Design, en colaboración con un equipo de expertos de la Chalmers Technical University; han recibido conjuntamente, el más alto premio del concurso “Super city competition” para el plan maestro de la ciudad de Shenzhen. Su diseño futurista cuenta con un mega complejo de construcción, que tiene como objetivo generar un denso centro urbano que retribuya la mayor área posible del terreno al medio ambiente.

La convocatoria del concurso planteaba un nuevo distrito financiero de 170 hectáreas para la ciudad, que incluyera tres estructuras de rascacielos, edificios culturales, y un gran espacio verde para interconectar el barrio a la ciudad que lo rodea. La esperanza para el plan maestro es la de generar un nuevo distrito financiero, icónico para Shenzhen, que evoque a lugares como La Défense en París o el Canary Wharf en Londres. Cloud Citizen, sin embargo, propone una tipología radicalmente diferente para este nuevo centro urbano.

La megaestructura propuesta, de 680 metros de altura, ofrece una alternativa a los singulares e inconexos rascacielos que se encuentran en la mayoría de las áreas metropolitanas. El plan también incluye características para un diseño ecológico más viable, por lo tanto, las funciones de Cloud Citizen como «metrópolis continua», contiene espacios públicos suspendidos en el aire e integrados en la misma estructura. La enorme escala de la estructura se divide en unidades más pequeñas en orden de generar una variedad de espacios para servir a programas públicos, comerciales, y culturales. Cada espacio público se conecta a un gran parque, que actúa como una red verde para la ciudad y tiene como objetivo promover estilos de vida saludables y más sustentables.

Con el fin de realizar una retribución al medio ambiente, el plan incluye áreas propuestas para la recolección de aguas pluviales y energía solar. Como «una parte integral del ecosistema urbano» el diseño también retiene co2 y partículas de polvo del aire, además de proporcionar refugios para plantas silvestres y producción de alimentos. «Skyparks» (parques aéreos) dentro de la estructura, proporcionarán a los residentes una conexión con la naturaleza, otorgando oportunidades para la recreación al aire libre y un estilo de vida más saludable para la próxima generación de habitantes urbanos en China.