El piloto francés de F1 que sufrió un grave accidente en el pasado Gran Premio de Japón fue trasladado a Niza y ya no se encuentra en coma artificial. Lo indicó su familia en un comunicado oficial.

Tras casi siete semanas del tremendo choque de su coche ante una grúa, Jules Bianchi parece mostrar signos de mejoría. Es que en un comunicado, su familia destacó que ya no necesita respirador artificial ni someterse al coma inducido.

Si bien su estado sigue siendo muy comprometido, pudo ser trasladado del Hospital General de Mie, en Japón, al Centro Hospitalario Universitario de Niza, en Francia, su tierra natal.

A pesar de las buenas noticias, la familia remarcó que la situación sigue siendo crítica, puesto que Jules todavía se encuentra inconciente debido a las lesiones producidas en su cerebro debido al accidente. Sin embargo, también mostraron su alegría, puesto que cada evolución favorable le da esperanzas a los amigos, familiares y seguidores de Bianchi que quieren verlo salir delante de esta situación.

Comunicado Oficial:

“Casi siete semanas después del accidente de Jules en el circuito de Suzuka, y después de un período difícil de cuidados intensivos neurológicos, estamos en condiciones de anunciar que Jules ha dado un paso importante. 

Jules ya no está en el estado de coma artificial en el que se le fue inducido poco después del accidente, sin embargo, aún está inconsciente. Está respirando sin ayudas y sus signos vitales son estables, pero su estado todavía está clasificado como crítico. Su tratamiento entra ahora en una nueva fase en cuestión con la mejora de sus funciones cerebrales.

El estado neurológico de Jules permanece estable. Aunque la situación sigue siendo seria, y es posible que siga siéndolo. Se decidió que Jules estaba lo bastante estable como para ser repatriado a su Francia natal. Nos alivia poder confirmar que esta noche Jules fue transferido desde el Hospital General de Mie en Yokkaichi, Japón, hasta el Centro Hospitalario Universitario de Niza, donde ha llegado hace muy poco tiempo. Jules ahora está en la unidad de cuidados intensivos con los Profesores Raucoules e Ichai. Sus cuidados serán monitorizados por el Profesor Paquis, director del Servicio de Neurocirugía.

Estamos agradecidos de que esta nueva fase en el tratamiento de Jules pueda desarrollarse cerca de su hogar. Podrá estar rodeado y apoyado por más familiares y amigos. Elogiamos los increíbles cuidados que ha tenido el Hospital General de Mie. Tenemos una enorme deuda de gratitud con el personal médico del hospital japonés por todo lo que han hecho por Jules y por nuestra familia, en un momento que ha llegado a ser muy complicado para nosotros. También queremos agradecer a los Doctores Kamei y Yamamichi, y también al Sr. Ogura, todos ellos integrantes del equipo médico que ha cuidado a Jules en Japón”.