En La Plata, los de Mauricio Pellegrino superaron al “Cervecero” con un tanto de Matías Aguirregaray y continuaron escalando en el campeonato a la espera de los choques por los Cuartos de Final de la Copa ante River. Los suplentes del “Pincha” le dieron otro golpe al conjunto de Pablo Quatrocchi, que sigue último en el certamen. 

Discreto y por momentos aburrido fue el partido en el “Único” de La Plata que disputaron Estudiantes y Quilmes. Los tres puntos quedaron en mano de los de Mauricio Pellegrino por el simple hecho de que fueron los únicos que pretendieron sacar el cero en los arcos que parecía clavado. Preocupante nivel de Quilmes, que solo sumó una victoria en lo que va del certamen y marcha último cómodo.

Lo más destacado de una primera etapa por demás carente de emociones fue un gol increíble que se devoró el delantero de Estudiantes, Diego Vera, debajo del arco. Eso fue al minuto de juego, el resto estuvo de más, porque Quilmes nunca se animó a ser protagonista en campo ajeno y los locales, con un conjunto mayormente integrado por jugadores que no son titulares habitualmente, carecieron de la profundidad necesaria para preocupar al arquero Walter Benítez.

En el complemento, la balanza se inclinó rápidamente a favor del “Pincha” por la expulsión del Miguel Montaño. Quilmes con diez se refugió pensando en cuidar el cero en su arco y fue cascoteado por Estudiantes, que a esa altura ya contaba en cancha con Guido Carrillo y Joaquín Correa.

Parecía que el “Cervecero” se iba a llevar un buen punto para casa, pero a falta de diez para el final, Matías Aguirregaray llegando al vació le reventó el arco a Benítez sentenciando un despeje a medias de la defensa.

Con este triunfo, Estudiantes suma en el campeonato y llega de la mejor manera a los tres duelos frente a River (dos por los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana y el restante por el torneo local), mientras que Quilmes acrecentó su racha negativa y continúa en el fondo de la tabla.