Cuando parecía que el equipo de Pellegrino estaba cerca de igualarlo (Sebastián Blanco había puesto en ventaja a los de Bauza), el “Pitu” vio adelantado al arquero Silva y clavó un remate tremendo desde 50 metros para sellar el triunfo del Ciclón 2 a 0 en el Único de La Plata. El Pincha se quedó sin invicto, mientras que el Ciclón recuperó la sonrisa justo antes del clásico con Huracán.

San Lorenzo encontró la tan ansiada efectividad en el Único de La Plata ante el encumbrado Estudiantes. Es que los de Bauza, lejos de brillar y generar situaciones de a montones, fueron el equipo batallador y oportunista que le gusta a su técnico. Mal no le fue porque por momentos fue superior al local y lo pudo cristalizar en la red para llevarse un 2 a 0  con olor a justicia, arrebatarle el invicto a los de Pellegrino y acomodarse en el pelotón de arriba de la inmensa tabla de posiciones. Todo, justo antes del clásico ante Huracán del domingo.

Arrancó con el pie derecho la visita, porque a los 8’ Blanco combinó con Mussis por la derecha, el ex Gimnasia mandó un centro rasante que se desvió en un defensor de Estudiantes y le quedó servido para la llegada del ex volante de Lanús, que estirándose marcó la apertura del marcador.

A los Mauricio Pellegrino, con un mix entre titulares y suplentes pensando en el partido de Copa Libertadores ante Libertad de Paraguay, les costó asimilar el golpe y tomar las riendas del partido para llegar a generar peligro cerca de Torrico. Mucha voluntad de Sánchez Miño y Luciano Acosta para el armado, pero poca conexión en los metros finales con Mendoza para culminar la jugada.

El complemento no entregó demasiadas emociones pero si una actitud más frontal de Estudiantes de entrada en busca del empate. El golpe de tensión a los 16’ y la posterior reanudación del encuentro le dieron aire al azulgrana, que un par de jugadas después llegaría a estirar la diferencia con un verdadero golazo de Pablo Barrientos. El “Pitu”, que había ingresado en la reanudación del juego por Leandro Romagnoli, cruzó la mitad de la cancha, levantó la cabeza, vio adelantado al arquero Agustín Silva y sacó un tremendo remate desde 50 metros que pegó en la parte interna del travesaño y picó dentro del arco. Un verdadero golazo del ex Catania para sellar el resultado y sepultar el invicto de Estudiantes en el torneo.

Con esta victoria, los de Bauza vuelven  a la senda de la alegría y se acomodan con nueve puntos en el certamen; a tres del líder Rosario Central. El Ciclón enfrentará el próximo domingo a Huracán, en uno de los clásicos más entrañables del fútbol argentino y que hace varios años que no se disputa por los vaivenes del conjunto de Parque Patricios entre la primera y la segunda categoría.

Para Estudiantes la derrota debe ser un punto y aparte. El Pincha se debe recuperar rápido del tropezón y encarar el duelo por la Copa Libertadores del jueves cuando visite a Libertad de Paraguay por la tercera jornada.