Por un lado, el Senado aprobó el proyecto de Ley Presupuesto 2015, girado al Congreso por el Poder Ejecutivo, que prevé para el año próximo un crecimiento de la actividad económica del 2,8 por ciento y un avance de casi 3 puntos en el consumo.

Por el otro, la Cámara de Diputados convirtió en ley en las primeras horas de la madrugada, el proyecto de reforma a la ley de hidrocarburos, que establece nuevos parámetros para atraer inversiones para la exploración, explotación y producción de petróleo, con la mirada puesta en lograr el abastecimiento energético.