En el marco de la inauguración de «Piedra Infinita», la nueva bodega de Familia Zuccardi ubicada en Altamira, San Carlos, el gobernador Alfredo Cornejo dirigió exhortativas palabras hacia el empresariado presente en el evento.

Invitado a subir al escenario para dirigirse a empresarios, periodistas y amigos los Zuccardi provenientes de más de 20 países, luego de la bienvenida de José Alberto Zuccardi y su hijo Sebastián el mandatario provincial felicitó a los que se animan a emprender y profundizó su mensaje de cambio, asegurando que es «contracultural, porque hace muchos años que los gobiernos anteriores solo hablaban de derechos y no de las obligaciones que también todos tenemos».

«En cuanto a la economía, necesitamos tener un cambio de cultura tanto en Mendoza como en la Argentina. Es imprescindible si queremos vivir en paz y armonía, y si queremos desarrollarnos colectivamente e individualmente», comenzó diciendo Cornejo.

«A Mendoza la hicieron grandes familias hace 90, 80, 70 años. Ellas son las que le han dado la identidad a nuestra provincia. Han sido personas que han apostado al trabajo privado, a emprender. Es un gran orgullo que sigan existiendo esas familias como los Zuccardi hoy, y que tengan herederos con ganas de emprender, de liderar, de trabajar. Así se hizo Mendoza», aseguró el gobernador.

«Hoy necesitamos dar un salto de calidad, en el sector privado y fundamentalmente en el sector público. En los últimos diez años el gasto público de la provincia representa en el producto bruto geográfico el doble de lo que representaba antes -hace diez años era del 11%, y hoy llega al 21%-. Ese gasto público se financia con más impuestos: la presión impositiva que hoy existe es enorme, tremenda. Si ese gasto público hubiese sido para reproducir inversiones, o el resultado de ese incremento fuesen mejores servicios en salud, en educación, en seguridad, bienvenidos… pero en gran medida ha ido a parar a gastos corrientes: y encima tenemos peores servicios públicos», enfatizó.

Acto seguido, instó a los empresarios y ejecutivos mendocinos a ayudarlo a concretar estos objetivos: «Necesito que los empresarios me acompañen en esta pelea que estamos dando para bajar los gastos corrientes y hacer crecer la inversión productiva. El objetivo en definitiva es que crezcamos todos: que tengamos mejores servicios públicos pero que también podamos ir reduciendo impuestos para generar un círculo virtuoso que genere mayor inversión, mayor empleo, mayores capacidades productivas y se reduzca el gasto público, a la par de que se haga más eficiente», expresó.

«Yo estoy dispuesto a cambiar esa cultura con gestos, y los estoy dando. Quiero compromiso de los empresarios para convencer a nuestra sociedad de que este es el camino correcto. El camino correcto marca que el que trabaja, progresa. Esta idea se había perdido en el último tiempo, y debemos rescatarla», dijo Cornejo despertando aplausos entre los presentes.

«El Estado tiene que funcionar bien, porque así se beneficiará verdaderamente a la clase media y a los más humildes. El privado puede pagarse una escuela privada, una clínica privada, ponerse seguridad privada. El gobierno tiene la obligación de ser eficiente con aquellos que no pueden pagarse esto. Cuidar a la gente es no dilapidar el dinero, cuidar a la gente es que se atiendan en los hospitales los turnos en tiempo y forma», continuó.

«Se acabó el típico mensaje de un ‘populismo vendehumo’ que nos ha llevado a los peores lugares. No tiene nada de popular que el hospital público no atienda bien a los pacientes. No tiene nada de popular que la educación pública no sea de calidad. Estamos perjudicando así a las personas más pobres, más desprotegidas», dijo finalmente a los periodistas en una rueda de prensa improvisada.