La Corte Constitucional de Ecuador autorizó ayer al Congreso, de mayoría oficialista, a enmendar la Carta Magna para incorporar la reelección indefinida, lo que le allanaría el camino al presidente Rafael Correa para prolongar su mandato después de 2017.

La Corte dictaminó un fallo -que no tiene apelación- a favor de la tesis del oficialismo, según la cual las enmiendas constitucionales deben ser aprobadas por el Congreso y no sometidas a una consulta popular, como defendía la oposición.

Tras la resolución, el Parlamento deberá aprobar de aquí a un año la propuesta de reelección indefinida en dos debates, lo que prácticamente está garantizado teniendo en cuenta la sólida mayoría legislativa del partido oficialista Alianza País (AP).

El opositor alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, criticó ayer el proyecto oficialista. «Se pretende que en consultas populares el pueblo ya no pueda preguntar lo que quiera, esto es absurdo. Aquí el pueblo como pueblo puede hacer lo que le da la gana, él es el dueño de la democracia», opinó.
Aún es una incógnita cuáles son las verdaderas intenciones de Correa. Lo cierto es que desde que ganó las elecciones en febrero de 2013 por una abrumadora mayoría, el debate sobre una reforma constitucional para instalar la reelección indefinida ha venido para quedarse.