Cosmin Mti

El campeón búlgaro logró una histórica clasificación a la Champions League luego de vencer por penales al Steaua Bucarest. Pero lo más curioso es que el defensor central del Ludogorest se calzó el buzo de arquero y logró la hazaña de atajar dos penales.

En la ronda previa a la fase de grupos de la Champions League, el Ludogorest de Bulgaria y el Steaua Bucarest de Rumania disputaban la vuelta luego de la victoria de los rumanos 1-0 en la ida.

Los búlgaros debieron esperar al minuto 90 para mandar el partido a desempate, tras un gol de Wanderson. En el tiempo extra, el portero del Ludogorest, Ivan Cvorovic fue expulsado por una falta de último recurso y, tras haber agotado todos los cambios, el DT se vio obligado a poner en el arco a su defensor central, Cosmin Moti.

Ya en la tanda de penales, Moti se encargó de patear el primer penal. Cuando creyó que lo más fácil quedó atrás y ahora le tocaba hacer lo imposible, sacó fuerzas de donde no las hay para atajar de manera increíble dos penales bien ejecutados, sobre todo el último y definitorio, que contuvo sin dar rebote.

Así, el Ludogorest de Bulgaria logró su primera clasificación a la Champions League, el torneo de clubes más prestigioso a nivel europeo y mundial. Hay que tener en cuenta que esto es logrado sólo 13 años después de la fundación del club y a 8 años de su ascenso a la primera división búlgara.

ARVE Error: no id set