El nuevo modelo cuenta con ruedas de baja presión, las cuales absorben las imperfecciones del camino, resisten temperaturas extremas y pueden soportar hasta 100 kilos.

A través del uso de nuevas tecnologías se creó una silla de ruedas que puede utilizarse prácticamente en cualquier tipo de terreno. La empresa de tecnología chilena Odoor Movilidad Inmersiva, se especializa en el desarrollo de implementos de transporte en distintas superficies y dieron a conocer en el mercado dos modelos.

En primer lugar, el modelo PVC (policloruro de vinilo) con un valor de 980.000 pesos  y otro modelo de acero inoxidable cuyo valor se aproxima a 1.400.000 pesos. Ambos modelos, cuenta con frenos para que el usuario pueda frenarla por si mismo en caso de avanzar muy rápido por la superficie.

Los nuevos modelos de sillas, cuentan con un sistema que se encarga de repartir el peso adecuadamente para evitar el hundimiento de la misma. El diseñador del modelo, José Luis Larraín expreso que: “Es como si una persona de 50 kilos usara un zapato de taco aguja para ir a la playa. Lo más probable es que se hunda”. Sin embargo, gracias a la creatividad de Larraín, el nuevo diseño no tendrá problema alguno en los distintos terrenos.

«Las ruedas existen hace bastante tiempo, ya que partieron con un uso que tiene que ver con las actividades náuticas. Pero en el último tiempo se les ha estado buscando otros usos, como éste, el de la discapacidad. En este caso puntual, a pesar de que la tecnología existe en otras partes del mundo, es un tema que no está masificado en Chile», señaló Larraín.

Actualmente, Odoor Movilidad Inmersiva se encuentra trabajando en una silla anfibia: similar a una camilla que puede ingresar dentro del agua por completo gracias a sus ruedas.