A tres días del crimen de Daiana García apareció para los investigadores un dato relevante para la investigación. El sábado a la noche, a horas del asesinato de la joven de 19 años, un hombre de 38 años se suicidó en las vías del tren de Laferrere.

Lo curioso para los investigadores y la Policía federal y bonaerense, es que el esta persona –identificada como Juan Figola- trabajaba en la empresa cuyo logo aparece en la bolsa de arpillera blanca en la que apareció el cuerpo semidesnudo y amordazado de la víctima, a la vera de la ruta 4 en Lomas de Zamora.

Otro dato aún más llamativo es que antes de quitarse la vida el sospechoso le habría dicho a su padre: «Perdoname papá, me mandé una cagada».