La crisis energética irresuelta sigue dando muestras: en verano se corta la luz porque crece la demanda eléctrica y en invierno se corta el GNC y también la luz por el mismo motivo.

Con las primeras temperaturas cercanas a 0 grados en varios puntos del país, las empresas proveedoras de gas tuvieron que cerrar las válvulas en las estaciones de servicio para cubrir el mayor consumo hogareño.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández sostuvo que las empresas que brindan el servicio “van a tener que poner las barbas en remojo y encontrar una alternativa para resolver la problemática de los cortes porque nadie debiera quedarse sin el servicio de luz”.

Añadió que “hoy en día es de un nivel muy alto en el consumo tanto por las empresas como por los hogares y debe estar rondado los 23.500 mega y es una cantidad importante. Nuestro país la produce sin ningún inconveniente y la transporta sin ningún inconveniente, el tema es distribuirla; deberán encontrar la vuelta y que la gente tenga el servicio que necesita”.