Martín Cisneros, casado, padre de dos hijos de 5 y 15 años se suicidó el martes y aumentó a 17 el trágico registro de sobrevivientes que acaban con su vida.

Luciano Frangi, de la Coordinadora Memoria y Justicia por Cromañón, confirmó que a Martín sus familiares «durante este tiempo lo acompañaron con sus bajones y angustias mientras los responsables de cuidarlo no estaban».

«Martín era un pibe de treinta y pico que después de Cromañón sufría de bajones y ataques de pánico, y como vivía en Paso del Rey, cada vez que necesitaba contención psicológica tenía que viajar hasta la Capital Federal», detalló. «Él era adherente a la Coordinadora y me acuerdo que el año pasado tuvimos que ir a acompañarlo al hospital Alvear porque estaba con su mujer, en medio de un ataque de pánico, y no lo querían atender», recordó Frangi.