El malware, con el que se estafó a empresas el año pasado, regresó de forma recargada. La última versión permite encriptar el disco duro de las computadoras y robar información sumamente protegida.

El retorno cryptolockes tiene preocupados a policías y expertos de todo el mundo debido a que aún no se encontró la forma de romperlo. El virus informático puede encriptar el disco duro de las computadoras, manipular datos bancarios e incluso irrumpir la seguridad de un país completo.

El código maligno se caracteriza por bloquear o secuestrar toda la información guardada en la PC. Paso siguiente muestra una pantalla que pide entre 500 y 6000 euros para recuperarla e indica que el pago debe hacerse en la moneda de internet, los bitcoins.

Expertos en informática recomiendan no dar el dinero, ya que el delincuente nunca develaría la clave de desbloqueo. La razón de eso se encuentra en que mediante esa transacción los crackers podrían ser rastreados.

El malware comenzó a esparcirse en el 2013 estafando a algunas empresas, sin embargo esta semana llegó a la portátil particular de un ciudadano vasco. Tras el incidente, el usuario entregó el equipo a la Ertzaintza para que el organismo en conjunto con empresas internacionales de antivirus puedan combatirlo.

Por el momento se cree que el virus proviene de Rumania, aunque podría ser un país pasarela y en realidad emitirse desde otro lugar. Se mete en las máquinas al descargar una película, una canción o al abrir un correo electrónico.