Un investigador informático estadounidense, Jonathan Zdziarski, denunció que los dispositivos con iOS tienen backdoors –puertas traseras- por donde se pueden fugar los datos del usuario. La compañía de la manzana mordida aseguró que fue creado para facilitar el trabajo de sus ingenieros del área de diagnóstico.

En la conferencia  ‘Hackers on Planer Earth’, brindada en la ciudad de Nueva York la semana pasada, el investigador Jonathan Zdziarski demostró que se puede acceder a información personal de los usuarios mediante las puertas traseras del iPhone o del iPod.

En la presentación mostró cómo se puede llegar a los datos recogidos por los dispositivos móviles desde una computadora a la que fueron conectados. Advirtió que esto podría probar la relación de Apple con los organismos de inteligencia, quienes utilizarían este mecanismo para recolectar información no autorizada.

Ante la situación la empresa respondió que se trata de un acceso diseñado para los servicios de diagnóstico  destinado a ayudar a los ingenieros. Con respecto a las acusaciones de su relación con la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), Apple desmintió la conexión de las puertas traseras con la colaboración con ese tipo de instituciones.

Zdziarski agregó que otro problema se encuentra en el hecho de que los usuarios no son notificados de los servicios que están operando, por lo que tampoco tienen la posibilidad de deshabilitarlos. “No hay forma de romper la asociación, salvo borrar tu teléfono por completo”, afirmó en el video que subió a YouTube exponiendo el problema.

ARVE Error: no id set