El dramaturgo peruano Eduardo Adrianzén nos propone distintas situaciones que se dan en un cama, porque no solo representa un mueble donde se descansa sino que es un espacio de varias actividades, y una de esas puede ser disfrutarla acompañados.

Distintos mundos, un mismo escenario, cuatro historias de vida. En un ámbito como la cama, puede nacer el sinceramiento, el arrepentimiento, la unión, la hipocresía o la separación. Se potencian las emociones, te encuentras vestido, desnudo o vulnerable. Un refugio o una escape a un inaceptable cambio. La última morada o el inicio de la vida.  Toda cama que ha sido usada cobija una historia sin contar…

La obra se divide en cuatro distintos cuadros,  en donde diferentes personajes sacan a relucir verdades que los envolverán en variantes conflictos. A pesar que las historias son distantes e independientes una de otra, el director, Christian Carrizo ha utilizado un recurso moderno como videos para interactuar el espacio entre ellas y hacer más fácil el hilo de pieza teatral. La historia más emociónate es la tercera, donde una joven que sufre de cáncer y está en sus últimos días, recibe la visita de su rebelde hermana; por buena dramaturgia mas la resolución actoral capta la atención del público y lleva a este de la melancolía a la risa sin decepción. Una enfermedad terminal es algo penoso pero esta vez logra unir a dos conflictivas hermanas. Algo similar sucede con la primera historia (Un verborragico blogger ilimitado que expone a su orgullosa ex novia en la web) y la tercera (un novio que debe soportar a su futura esposa y sus más temidas inseguridades, ¿Qué tan paciente se puede ser en el amor?). Quizá la más forzada es la cuarta donde un marido pasado de copas termina despertando en la cama de un joven y aceptando a pesar de todo su oculta bisexualidad.

En general, el grupo actoral ha resuelto muy bien cada uno de sus personajes. Valeria Masello, es sincera y verosímil en sus dos papeles, mas Ornella Cardaci es quien mayormente se destaca como la hermana desahuciada al borde de la muerte. Entre los personajes masculinos sobresale, Felipe Castro, quien logra combinar la desesperación y las cuotas de humor en su papel de singular blogger y Javier Moresco por no caer en lo vulgar y trillado en la representación de un bisexual u homosexual estereotipado, con la cuota justa entre el drama y la comedia. La dirección lleva muy bien la dinámica de las historias y logra pasar de una a otra con mínimos cambios escénicos pero con acertados efectos en intensidad y color de la cálida iluminación que une los distintos cuadros  correctamente. A pesar de ser una obra larga casi de dos horas de duración, esto no decepciona los intereses del público quien disfruta de la misma, haciendo que “Cuatro historias de cama”, resulte una atractiva obra de Adrianzén, un dramaturgo de fama internacional.

Cristian A. Dominguez

@cristiandomez

ARVE Error: no id set

Elenco: Felipe Castro, Valeria Masello, Roció Peré, Ricardo Torre, Ornella Cardaci y Javier Moresco

Diseño de Arte en escena: Mariela Barros

Realización escenográfica: Mariela Barros

Musicalización: Mijal Guinguis

Diseño de luces: Christian Carrizo

Dirección de Audiovisual: Felipe Castro

Diseño Gráfico: Hernán Di Filippo

Asistencia de Dirección: Mariela Barros

Dirección: Christian Carrizo

Lugar: Taller del Ángel, ubicado en Mario Bravo 1239 de Palermo.

Funciones: Sábados 22.30hs.