La organización Wish of a Lifetime hizo posible que Ruby Holt viajara al Golfo de México para cumplir su sueño: conocer el Océano.

Y así fue como Ruby, con sus 100 años viajó para conocer el Océano Atlántico.  Gran parte de su vida, vivió en una zona rural de Tennesse, Estados Unidos. Durante su vida trabajó en la cosecha de algodón  se dedicó a la crianza de sus cuatro hijos.

Ruby expresó: “He escuchado a la gente hablar sobre lo maravilloso que es el mar y yo quería verlo, pero nunca tuve la oportunidad de hacerlo”. Gracias a la ONG Wish of a Lifetime y a Brookdale Senior Living Solutions fue posible cubrir todos los gastos para que Ruby realizara el viaje y concretara su mayor deseo.

Sin lugar a dudas, nunca es tarde para cumplir un sueño y Ruby Holt es un claro ejemplo. Mientras el agua del mar toca sus pies por primera vez, la anciana sonríe infinitamente. Además, pudo caminar por la arena blanca gracias a la ayuda del personal que hizo posible este sueño.