El viernes llegó el segundo gran estreno del gigante del streaming luego de “House of Cards”: la secuela del Diablo de Hell’s Kitchen que dio un paso más en convertir en leyenda a los dos estudios con una temporada muy diferente a la anterior.

El tiempo de presentar al superhéroes quedó atrás, siendo ahora el momento de conocer a sus villanos, que no dejan de aparecer a lo largo de los trece capítulos. Tal es el detalle que se le da a los antagonistas, que terminan mutando de un lado a otro, hasta que el mayor rival termina siendo uno que recién aparecía y viceversa.

Solo en el primer capítulo, pero retomándolo en el final aparecen las grandes mafias que controlan el barrio más peligroso de Nueva York que no quedaron acabados ni cerca estuvieron tras la derrota de Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio) en la primera temporada. Esto más la corrupción policial son, además de los móviles más importantes del superhéroe no vidente, los grandes puntos de conexión con el encapotado de Ciudad Gótica (y en cierto nivel con su serie “Gotham”) además de la tonalidad siempre oscura y los maestros turbios que ha tenido.

Crecen esta vez más los poderes del protagonista, antes solo como habilidades muy desarrolladas y esta vez mostrando que con su mejor oído ve cuánta gente se le acerca a la distancia y encuentra puertas secretas.Captura de pantalla 2016-03-21 21.26.11

The Punisher era supuestamente el gran enemigo, anunciado así antes de que comenzara el rodaje con Jon Bernthal (“The Walking Dead”, “Fury”) siendo presentado durante la gran campaña de prensa en Argentina.

La primera parte de la temporada da importancia al dilema filosófico entre matar a los mafiosos como hace este nuevo personaje o llevarlos a la justicia como hace el alter ego del abogado Matt Murdock (Charlie Cox de “Theory of Everything). “Estas a un mal día de ser como yo” le dice el ex combatiente con un cráneo en el pecho en unas escenas fabulosas con Daredevil encadenado en un techo.

No solo convence al espectador de quererlo, especialmente después de saber qué lo llevó a ser violento como es, sino que también su enemigo termina representándolo legalmente en el juicio que ocupa varios capítulos en la parte de la temporada en donde más se parece a “Making a murderer”, la serie documental de Netflix.

Durante esos episodios se da espacio para los conflictos profesionales de la firma de abogados Nelson & Murdock, además de la parte sentimental con su secretaria Deborah Ann Woll (aunque tras perderla no hace demasiado esfuerzo en recuperarla hasta la última escena) y una suerte de triángulo con Elektra.

Justamente este nuevo personaje interpretado francesa Elodie Yung también tiene varias capas y cambia muchísimo a Murdock. La ex pareja del superhéroe que había sido nombrada el año pasado y que en 2005 había tenido una película en solitario con Jennifer Garner a modo de spin-off de la versión de Ben Affleck, pasa de ser enemiga, a un personaje difícil de catalogar que vuelve loco a DD, a una ayuda que sin saber es el arma de los malos, y que podría cumplir ese rol en un plan mucho más grande como sería “The Defenders” cuando se junten Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage (estrena en octubre) y Iron Fists – algo similar como ocurre con Thanos, a quien Josh Brolin interpreta desde “Avengers” en 2012 y recién tendrá un rol importante dentro de dos años – y probablemente Kingpig o Blacksmith.

La compañía de cómics perteneciente a Disney sigue dejando sus pequeños indicios de que todo está conectado, y aunque no aparece Jessica Jones (el personaje de Kristen Ritter que estrenó el año pasado y tendrá segunda temporada) ni tiene un personaje tan recurrente como era Luke Cage allí, si se la nombra y Carrie-Anne Moss (la jefa de Jessica) aparece en una escena. También, aunque ya mínimamente, se menciona el incidente como las tantas consecuencias que dejó en Nueva York lo ocurrido en “Los vengadores”.

La pelea en plano secuencia que rompió todo el año pasado tiene su homenaje en el tercer capítulo, esta vez más grande con escaleras y más villanos (aunque también más cortes evidentes). Phil Abraham fue el director de los primeros capítulos, al igual que hizo con “Los Soprano” y “Mad Men”, que le dio su único Emmy tras seis nominaciones.

Drew Goddard (reciente nominado al Oscar por el guión de “The Martian”, también responsable de “The Cabin in the Woods”, “Cloverfield” y productor de “Lost”) sumó a Martin Ahlgren como director de fotografía en estos fotogramas en donde poco se ve, toda una metáfora de cómo es la ciudad y además porque el protagonista es ciego. Éste había sido nominado al Emmy por su trabajo en “House of Cards”.

A diferencia de “Narcos”, la historia de Pablo Escobar donde casi es una necesidad verla en unos pocos días, y solo es una recomendación hacerlo con “Sense 8”, “BoJack Horseman”, la serie de Frank Underwood o cualquier otra serie original de Netflix, tal vez ahora es mejor darle tiempo a cada capítulo ya que pasa medio año entre el primer y último episodio, y además hay momentos para darle una pausa a la historia más allá de que sea raro o no pasar del calor a la nieve en unas horas.