El Poder Ejecutivo Nacional envió el proyecto de ley Argentina Digital. Pero, de qué hablamos cuando se pide una red “neutral”?

La neutralidad en la red es un concepto que alega que los proovedores de servicios de internet – en nuestro caso, dominado por Telefónica, Fibertel y  Arnet – no deberían dar mayor o menor velocidad de transferencia de datos a ningún contenido en particular. Es decir, que si deseo ver una película, bajar un documental, o navegar por internet, debería acceder a todos los contenidos a la misma velocidad.

De esta forma, se evitaría que las grandes compañías hagan negocios con el acceso a los contenidos perjudicando a los usuarios, o dando un servicio diferencial a aquellos que puedan abonar un extra para acceder “con mayor velocidad y calidad” a los mismos.

El eje del debate está centrado especialmente en los servicios que compiten de forma directa con otros sectores, por ejemplo Netflix y  Youtube, que compiten con los servicios de cable y los servicios de comunicación como Skype, que compiten contra las líneas telefónicas.

Entre las posturas que se oponen a la neutralidad en la red -sin demasiada sorpresa- se encuentra Telefónica. El ataque a la iniciativa no se da solamente en el plano argentino, ya que la multinacional tiene presencia en Europa y casi toda Latinoamérica, dando servicio de banda ancha y telefonía tanto residencial como móvil (en nuestro país, a través de Movistar, marca también usada en el resto de Latinoamérica).

En declaraciones recientes, el director general de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, Carlos López-Blanco, señaló que «el desarrollo de Internet está demostrando que es necesario que determinados servicios tengan prioridad sobre otros a la hora de acceder a Internet».

Por parte de la gran multinacional de servicios, se alega como contra-propuesta, que en vez de afectar a los usuarios, las empresas como Google o Whatsapp deberían abonar un plus si no desean que sus contenidos sean realentizados.

Ante esta situación mundial, y muy específicamente contra la regulación que se está intentando aprobar en Estados Unidos, gigantes como Microsoft, Google o Facebook firmaron una carta en conjunto para la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos  defendiendo el derecho a la neutralidad en la red, tanto para las empresas como para los usuarios.

Pero para sorpresa de todos, entre las más de 150 firmas de apoyo no se encuentran solamente los grandes y ya conocidos nombres, sino que también está firmada en conjunto con empresas como BitTorrent y Dropbox, que han sido duramente criticadas por “fomentar a la piratería” por los los anteriormente mencionados.

Esto da cuenta de que una internet libre es un tema en el cual todos están de acuerdo, indistintamente a si en otras cuestiones se mantienen grandes diferencias.

«En lugar de permitir la negociación individualizada y la discriminación, las normas de la Comisión deben proteger a los usuarios y a las empresas de Internet -en plataformas fijas y móviles- contra el bloqueo, la discriminación y el pago de la priorización, y deben hacer el mercado de los servicios de Internet más transparente», manifestaron a través de la misma.

Actualmente, este debate se está dando también en Brasil, Chile, Ecuador y Holanda.

En argentina se envió recientemente el proyecto de ley Argentina Digital que busca hacer llegar internet a todo el país, con la misma velocidad y calidad en todos los puntos. Si bien es polémico visualizar como se logrará esto, lo primordial es garantizar internet a la población como un derecho universal, y proteger a los usuarios de los abusos de los proovedores.