De qué trata la nueva Agencia Federal de Inteligencia propuesta por el gobierno

De qué trata la nueva Agencia Federal de Inteligencia propuesta por el gobierno

Con la disolución de la SIDE, emerge una nueva propuesta para el cuidado de la seguridad nacional por parte del oficialismo. Cuáles son los puntos importantes.

Tras el escándalo que generó la muerte del fiscal Alberto Nisman, volvió al debate uno de los temas más postergados por la democracia de nuestro país: el rol de los servicios de inteligencia.

Sin dudas, el primer gran paso era disolver la histórica SIDE, que desde ya mucho tiempo venía cargando con distintos casos que hacían comenzar a cuestionar su funcionamiento y si -realmente- se dedicaban solamente al cuidado de la seguridad nacional, o si se estaba extralimitando.

Ante este panorama, el anuncio de Cristina Kirchner disolviéndola fue sorpresivo, pero necesario. En conjunto a esto, se dio lugar a un nuevo proyecto, la creación de una Agencia Federal de Inteligencia. Pero, ¿cuáles serán sus diferencias con la ex-SIDE?

  • Seguirá siendo parte del Poder Ejecutivo, pero de ahora en más, su director y subdirector, si bien serán designados por el Ejecutivo, deberán ser aprobados por el Congreso.
  • Los límites a la acción: se define como trabajo de inteligencia nacional al de “la obtención, reunión, sistematización y análisis de la información específica referida a hechos, riesgos y conflictos que afecten la seguridad de la Nación y sus habitantes”, con lo cual, si no se encuentra en este marco, no se podrán llevar a cabo investigaciones de inteligencia por fuera de la órbita judicial clásica. Ejemplos dónde la Agencia Federal de Inteligencia tendrá incumbencia son los delitos complejos, como la trata de personas, narcotráfico, ciber-delito o delitos financieros. Se justifica esto dado a la complejidad de estos temas y a su carácter nacional, y en muchos casos, internacional.
  • Las escuchas de los jueces ahora serán autorizadas y supervisadas por este organismo. Se le transfiere la Procuración del Ministerio Fiscal, del Sistema de Observaciones Judiciales, que hasta ahora estaba en manos del Poder Ejecutivo.

Desde distintos sectores de la oposición alegan que la medida es solamente un “cambio de nombre” y que los problemas estructurales seguirán, a lo cual el  presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez,  respondió que  “hasta la semana pasada reclamaban la reforma del sistema de Inteligencia y ahora descalifican el proyecto sin leerlo ni conocerlo” y afirmó que “la lucha contra las mafias se da con más democracia y más compromiso con las instituciones de la República”.

,