“Leviatán” – que perdió el premio de la academia a mejor film extranjero – estrenó ayer en el país para mostrar la vida de una típica familia rusa en un pequeño pueblo de ese enorme país.

El flim fue dirigido por Andrey Zvyagintsev, quien además trabajó en el guión junto a Oleg Negin. Juntos ganaron el premio en Cannes por su escritura, y además de haber sido nominados a la palma de Oro, ganaron el Golden Globe. Pese a esos antecedentes, estrenó siete meses más tarde que en Europa.

Los protagonistas de la historia son una familia en una ciudad a varios kilómetros de Moscú, que pelea con el gobierno local porque el alcalde busca comprar su terreno a un precio mucho menor de su valor real. Es por eso que llamó a su amigo abogado para que lo ayude, y poco después de la mitad de la película resuelve este conflicto al extorsionar al político.

Lo que sigue de la historia muestra como éste amigo termina intimando con la esposa del protagonista, pero de todas formas la familia sigue viviendo junta y termina siendo ella la que abandona el hogar enojada con su marido.

Ese giro en la trama no cierra del todo bien, pero sirve para mostrar lo que seguramente es una típica ciudad en la otra parte del mundo. De todas formas, parecería mucho más típico de ese lugar si la historia tratara sobre corrupción y abuso de las autoridades, más que de una simple historia de amor y traición.