La medida fue publicada hoy en el Boletín Oficial a través del decreto 1243 que lleva la firma de la presidenta Cristina Fernández, del ministro de Economía, Axel Kicillof, del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y de la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Con una actualización de la base mínima imponible del 15 por ciento, y con la novedad de que se aplicará una diferenciación para los vehículos de producción nacional.

De esta forma, los automóviles importados que tengan un precio de venta antes de impuestos de entre 225 mil y 278 mil pesos, tributarán el 30 por ciento, mientras que para los que superen los 278 mil pesos, el tributo será del 50 por ciento.

En tanto, para los automóviles de producción nacional, el tributo será del 10 por ciento para el primer rango de valores y del 30 para el segundo hasta el 31 de diciembre.

Con las nuevas bases imponibles, los autos que deberán pagar impuestos internos son aquellos que tengan un valor de venta al público en torno a los 330- 340 mil pesos. Los nacionales que superen ese monto tributarán un 10%, mientras que los importados pagarán un 30%.

La segunda escala del impuestazo afectará a los autos que superen un precio de venta al público de 430 mil pesos. Los nacionales tributarán un 30% y los importados pagarán un 50%.