El azuleño llegó a cuartos de final en Basilea por primera vez en cinco meses, desde Ginebra. Venció a Ricardas Berankis (91°) por 6-7(4), 7-6(3) y 6-3, y espera por Gilles Müller (37°) o Florian Mayer (55°).

Delbo llegaba con marca de 24-22, siendo cuatro de esos triunfos cuando se consagró en Marrakech. En cemento estaba 8-13, y no ganaba dos partidos seguidos desde julio en Pesaro cuando sumó dos puntos para la Copa Davis ante Italia en cuartos de final. Solo en el Australian Open y en Indian Wells (había llegado a cuarta instancia venciendo a Andy Murray) había tenido dos victorias en cancha rápida.

En Ginebra era el duodécimo torneo de la temporada y en siete había llegado como mínimo la tercera ronda. Luego, solo dos triunfos en once torneos ATP que lo hicieron caer quince puestos en el ranking.

Mientras que recién hoy debutaron con victoria Juan Martín del Potro (42°) y Guido Pella (59°), el número 48 del ranking ya está entre los ocho mejores luego del triunfo del lunes ante Andrey Kuznetsov (47°) en sets corridos y hoy ante el lituano que desde la qualy había eliminado a Milos Raonic (4°). En las dos horas y media de partido el argentino tuvo doce aces y cuatro quiebres, aunque luego de once break points. Incluso antes del primer tie-break había tenido un set point.

Con Müller perdió en Tokio 2014, mientras que al alemán le ganó en Stuttgart 2011 y la final del Challenger de Roma 2010, aunque también había caído en Braunschweig 2013. Entre los rivales de mañana a primera hora prevalece Mayer por lo hecho en Montpellier 2012.

El jueves al mediodía sería el turno de Delpo ante David Goffin (11°), con quien cayó este año en el Masters 1000 de Shanghái, y a última hora el bahiense con Mischa Zverev (72°).