«No me rindo ni me doy por vencido. Si algo no puedo dejar de hacer es luchar por seguir jugando al tenis, por eso, pese a todo el dolor y la frustración que me produce, he decidido poner mi cuerpo otra vez en el quirófano con la esperanza de salir curado para siempre», anunció en un video subido a su cuenta de la red social Twitter.

El tandilense será intervenido en la Clínica Mayo, en la ciudad de Rochester (Minessota), por el médico Richard Berger, responsable de las dos cirugías anteriores, el 24 de marzo del año pasado y el 20 de enero último.

El tenista adoptó esa decisión luego de vivir «semanas y días tristes, negros, con poca luz en el camino» debido a una lesión que recrudeció durante la disputa de su último torneo, el Masters 1000 de Miami, donde se despidió en primera ronda.

«No fueron buenas mis sensaciones esa semana (fines de marzo), no podía continuar en ese estado y tampoco merecía entrar a una cancha con ese dolor en la muñeca. Por eso, después de consultar a más doctores, varios de ellos me recomendaron otra cirugía», comentó.

Del Potro se operó por primera vez en marzo de 2014, tuvo una inactividad de 321 días y volvió al circuito en enero de este año en el torneo de Sydney, donde ganó dos partidos y fue eliminado en cuartos de final.

De inmediato, anunció su baja del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada, volvió a operarse y tuvo un segundo regreso fallido en Miami.

«Al principio se pensaba que era una tendinitis pero se trata de algo más grave, el tendón está lastimado», afirmó con tono de voz deprimido en un video que lo muestra con sus ojos irritados.

«Espero que a partir de esta nueva operación pueda empezar a ser feliz y tener un cuerpo sano, con o sin raqueta», anheló el tandilense, que en 2010 también tuvo una larga inactividad por una lesión en su muñeca derecha, ya superada.

«Hoy no estoy entrenando ni la parte tenística ni la física como ocurrió en los períodos anteriores. Solamente me encuentro luchando mentalmente en no rendirme y seguir buscando soluciones al problema de mi mano. Mi ilusión es volver a entrar a una cancha de tenis algún día», reveló.

Del Potro, ubicado actualmente en el puesto 578 del ranking, había anunciado este año su regreso al equipo argentino de Copa Davis y apuntaba a jugar la serie de cuartos de final ante Serbia, que se disputará del 17 al 19 de julio en Tecnópolis.

En la serie debut del nuevo capitán, Daniel Orsanic, acompañó al equipo que le ganó a Brasil por la primera ronda del Grupo Mundial, en marzo pasado.

Además, el tenista agradeció el apoyo de su entrenador, Franco Davín, y su equipo de trabajo en su largo tiempo de recuperación.

«No es fácil estar acompañando a una persona que no encuentra bien la solución y lo sigue intentando. Es difícil encontrar objetivos y motivación para seguir, pero ellos siguen estando al lado mío. Nunca nos peleamos como se dijo», aclaró.

Por último, se despidió con un pedido a sus fanáticos: «El que quiera apoyarme y rezar por mí para que salga todo bien el jueves, bienvenido».