E589 es un edificio residencial compacto de 10 pisos de departamentos y 55 unidades en la ciudad de Melbourne. Dentro de la tipología de diseño de su desarrollo, agente inmobiliario y orientación al mercado, el proyecto aborda el reto de lograr generar habitabilidad, diálogo urbano y una estética arquitectónica. E589 logra esto dentro de parámetros de desarrollo de lo contrario utilitarios y modestos tamaños individuales de los departamentos.

El proyecto es una arquitectura de patrones, orquestada por la participación de los ocupantes del edificio. Las múltiples posiciones de las celosías de los balcones que dominan las dos fachadas de la calle son una manifestación directa de la interacción de los usuarios con su entorno. El resultado son dos envolventes altamente dinámicas que pueden formar un cubo cerrado; o se pueden abrir por completo, con un gran espectro de permutaciones en el medio. El sistema de protección solar totalmente motorizado, que responde automáticamente al viento y la lluvia, aumenta la comodidad y la experiencia de los ocupantes, pero además puede ser anulado individualmente por departamento para el nivel deseado de privacidad y acceso solar.

Típico de su contexto, el estrecho sitio ofrece un área de 500 metros cuadrados, con una relación de anchura a profundidad de 1: 3. Con el fin de utilizar eficientemente la huella disponible, y a la vez lograr el máximo rendimiento de costos para el gestor inmobiliario, los vacios que miden 3.5m x 6m y 3m x 2,5m, respectivamente, se han extraído de la masa construida. Estos vacíos están alineados con los del edificio de departamentos contiguo a fin de reducir las corrientes de aire verticales. De este modo, estos dos brillantes pozos de luz caleidoscópica, actúan como un par de pulmones para el edificio, lo que permite mejores oportunidades de ventilación cruzada a los departamentos que miran hacia el interior. Nuevamente se utilizan celosías, como barreras visuales entre las propiedades.

La fachada de metal está pintada completamente de blanco. Los elementos de la fachada exploran lleno versus vacío, y la calidad austera reflejo del blanco, amplifica aún más la luz y la sombra en este ensayo de composición. Las elevaciones prominentes de oriente y poniente abordan los pliegues y giros de su contexto construido – continuando detalladamente el alero de la calle a nivel peatonal, alineando la estructura de balcón con canaletas adyacentes y la omisión de las pantallas de fachada que a su vez hacen un gesto suavemente a los tejados de los vecinos directos al norte y al sur.

Richard Meier dijo, «El blanco nunca es sólo blanco, dentro de el están los colores del arco iris» – en E589 el blanco de las fachadas pasa a través de un prisma invisible en la planta baja, a continuación se refracta y se separa en colores individuales del arco iris a los nueve pisos superiores. Las áreas comunes de cada nivel están pintadas en rojo, coral, naranja, amarillo, verde, oliva, azul, violeta y púrpura – moverse a través de los pasillos es como pasearse dentro de una pintura de Kelly Ellsworth de un solo bloque de color.

Goethe imaginó la oscuridad no sólo como la ausencia de luz, sino como su propia fuerza activa – en homenaje a Goethe y otros eventos culturales más locales como White Night Melbourne, se han utilizado LEDS de colores como parte de la iluminación de los balcones, invitando lúdicamente a los ocupantes a colorear el cielo nocturno.