El asentamiento Papa Francisco fue desterrado tras conocerse el crimen de Melina, a cuatro días del hecho, la Justicia porteña ejecutó la orden pendiente.

La joven de 18 años que fue asesinada a metros del mencionado terreno, lugar que había sido tomado en febrero. «Ya había habido varias órdenes de desalojo que por la resistencia de los habitantes del asentamiento y manifestaciones realizadas por grupos de izquierda finalmente no se terminaron haciendo. Se estaba esperando el momento oportuno», aseguró Julio Conte Grand, Procurador General Porteño. «La situación es muy sensible. Antes de la muerte de Melina hubo episodios graves y de semejante magnitud. No se puede ignorar que el episodio de esta última muerte es un hecho significativo, pero el operativo estaba dispuesto desde hace mucho tiempo atrás, ya que se ha hecho un operativo de inteligencia», agregó Conte Grand asegurando que están diferenciados quienes participaron de la usurpación de los vecinos que llegaron a la zona en situación de marginalidad.

Al operativo lo llevaron a cabo efectivos de la Policía Metropolitana y Gendarmería comenzó en la madrugada de hoy en el predio de Avenida Pola y De la Cruz, al lado de la Villa 20, en Villa Lugano. Por el momento, los habitantes ya fueron desplazados y se espera el ingreso de maquinas topadoras para derrumbar las casillas ahí montadas. Hubo seis detenidos por resistencia a la autoridad. «El operativo se ideó en reserva, lo que ayudó al éxito. El predio va a quedar en custodia y la Jueza decidirá si eso lo hará fuerzas de la Gendarmería o la Metropolitana», sostuvo Martín Ocampo, Fiscal General de la Ciudad.

 Damián Rosito

ARVE Error: no id set