A raíz de una denuncia realizada por la Gerencia de Fiscalización del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), la Justicia encomendó a la Policía Metropolitana realizar una investigación sobre la venta de metanol que se realizaba en portales de compra y venta de productos por Internet. Esta actividad, en forma minorista, esta prohibida porque el Metanol se encuentra dentro del “listado de precursores químicos de uso controlado”, que regula la Sedronar. Esta es una sustancia esencial para la elaboración de estupefacientes por lo que su utilización sólo esta permitido para uso industrial.

Una vez detectadas las IP de las computadoras que ofrecían este producto, el Juzgado Nacional, Criminal y Correccional Federal N° 7, a cargo del Dr. Sebastián Casanello, encomendó la identificación de los domicilios y los posteriores allanamientos.

Oficiales del Área de Cibercrimen, realizaron todas las medidas necesarias para establecer la identidad del usuario que ofrecía a la venta este producto. Es así que estas medidas permitieron identificar a una persona, que se desempeñaba laboralmente en una firma de seguridad privada, la cual brindaba entre sus servicios, la manipulación de sustancias toxicas y le permitía al imputado tener acceso al producto que luego comercializaba.

La investigación permitió identificar tres domicilios, todos en el bario de Villa Luro, que eran utilizados para el acopio del material y la entrega del producto comercializado.

En los mismos, se logro secuestrar dos tambores de Doscientos (200) litros cada uno de alcohol metílico o metanol, encontrándose uno de ellos lleno mientras que el otro ya había sido abierto, para su fraccionamiento, además se logró el hallazgo de un bidón con veinte litros del mismo producto, listo para ser entregado. También se realizó el secuestro de gran cantidad de elementos informáticos y dinero en efectivo, utilizados en la red de comercialización.

En el año 1993 la bodega Nietos de Gonzalo Torraga, agregó alcohol metílico en los vinos que comercializaba en damajuanas. Sus productos eran comercializados bajo las marcas “Mansero” y “Soy Cuyano” provocándole la muerte a 29 personas y más de un centenar de intoxicados en todo el país. Por esta razón, el INV que es el organismo responsable de controlar la producción y distribución de vino en todo el país realizó la denuncia.

EXCLUSIVO TanGo Diario

precursores_quimicos