La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó esta fecha con el propósito de informar y concienciar a la población y a los Estados sobre las cuestiones relativas a la biodiversidad. La fecha fue elegida para que coincidiera con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica en 1992.

El destino de la humanidad depende de la diversidad biológica, de la riqueza y variedad de los seres vivos del planeta. Es elemental para el desarrollo sostenible y factor clave para al reduccción de la pobreza.

Según las estadísticas, más de 3000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y de los litorales para subsistir y otros 1600 millones dependen de los bosques. La creciente degradación de nuestro planeta y la pérdida de biodiversidad amenazan el sustento de más de 1000 millones de personas que viven en zonas secas y subhúmedas.

Con todo, es esencial la elaboración de estrategias que protejan la biodiversidad e incluyan medidas para la protección de la pobreza y la promoción de un desarrollo sostenible.