La fecha fue establecida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT),  con el propósito de difundir el alcance de la explotación infantil y promover iniciativas de resolución, implicando la participación de gobiernos, empresas, sindicatos y la sociedad civil toda.

En Argentina, el trabajo de menores de 16 años está prohibido por ley, y se penaliza a aquellos empleadores que hagan uso de esta actividad. A tales fines, se  acordó “promover el efectivo cumplimiento de los derechos y principios fundamentales en el trabajo, con especial atención a la prevención y erradicación del trabajo infantil y el trabajo forzoso”.

Este año, en el Día mundial contra el trabajo infantil, se hace un llamamiento a favor de:

-Una educación de calidad, gratuita y obligatoria para todos los niños hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo y emprender acciones para llegar a aquellos niños actualmente en situación de trabajo infantil.

-Nuevos esfuerzos para asegurar que las políticas nacionales sobre trabajo infantil y educación sean coherentes y eficaces.

-Políticas que garanticen el acceso a una educación de calidad e inversiones en personal docente.