«La eficiencia energética se plantea como una de las políticas de freno para el cambio climático y la consecución de sociedades sostenibles, junto con el desarrollo de energías renovables y una política de transporte menos agresiva con el medio».

Esta fecha pretende concienciar a la población sobre el uso racional y eficaz de la energía, apostando a los beneficios de las fuentes renovables.

La “Primera Conferencia Internacional de Eficiencia Energética”, surgió «como una medida de acción frente a la posibilidad de agotamiento de los combustibles fósiles a corto plazo». El encuentro reunió a expertos y líderes de diferentes países, que discutieron,  abordaron y debatieron sobre las posibles soluciones de cara a una futura crisis energética.

Desde entonces,  surgieron nuevas  políticas que podrían aplicarse para contrarrestar el cambio climático, al margen de apostar además a procesos energéticos más limpios y la modificación de conductas respecto al uso racional de la energía.

El cambio de actitudes que fomenten la utilización eficaz de recursos sólo puede lograrse a través de la eficacia lograda en la educación y la concientización sobre la vida futura del planeta y sus recursos.