La fecha fue instituida el 28 de junio de 2012 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y celebrada por primera vez el año 2013.

El día de la Felicidad es celebrado en todo el mundo y se propone como “meta fundamental” el reconocimiento de “la paridad de los tres pilares” del desarrollo sostenible:  el social, el económico y el medioambiental. La unión de estos factores son considerados como los que definen “la felicidad global”,  según el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Esta fecha se  puso en marcha como iniciativa del Reino de Bután, «un país que reconoce la supremacía de la felicidad nacional por encima de los ingresos nacionales desde principios de los 70, cuando adoptó el concepto de un Índice de Felicidad Nacional Bruta para sustituir al tradicional Producto Interior Bruto (PIB)».

A partir de entonces, la Asamblea General de la ONU, decretó  el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad, a fin de  reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y favorecer su inclusión mundial en las políticas de gobierno.