La fecha sirve para concienciar a la población en general sobre las consecuencias de estas afecciones cuyo virus está presente en 1 de cada 12 personas.

Cada 19 de mayo se celebra  con el objetivo de concienciar en torno a esta enfermedad y sus modos de tratamiento, ya que su padecimiento  puede derivar en consecuencias de gran perjuicio para la salud como cáncer de hígado o cirrosis.

La hepatitis generalmente no presenta síntomas y «se transmite cuando se produce un contacto entre sangre sana con sangre infectada por el virus C: transmisión vía parenteral o por no adoptar medidas asépticas adecuadas a nivel hospitalario en transfusiones o la utilización de hemoderivados para el tratamiento de otras enfermedades, así como también por compartir jeringas, en centros odontológicos, lugares de aplicación de piercings y tatuajes, podólogos, entre otros».

En sus primeras etapas, la hepatitis puede provocar síntomas parecidos a los de la gripe, como:

– malestar general

– fiebre

– dolores musculares

– pérdida del apetito

– náuseas

– vómitos

– diarrea

– ictericia -coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica (blanco del ojo).

Muchas personas pueden no presentan ningún síntoma y desconocer que están infectadas por el virus.