«Probablemente se ha hecho más daño a la Tierra en el siglo XX que en toda la historia anterior de la humanidad» J. Costeau.

La fecha se establece por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas que, a  partir de 2009,  decide designar el 8 de junio como Día Mundial de los Océanos con el objetivo de promover conciencia mundial sobre los desafíos que enfrenta la comunidad internacional en relación con nuestros mares.

Los océanos son considerados los pulmones del planeta,  ya que conforman el 71% de la superficie terrestre, tránsformándose en una fuente primordial de alimentos. Sin embargo, su existencia se encuentra permanentemente amenazada por las actividades humanas: la  sobrexplotación pesquera, la contaminación por los vertidos de crudo descontrolados y de materias no biodegradables, entre otras nocivas acciones para el medio.

Por todas estas razones, la fecha alude a una mayor preservación de la vida oceánica, a través de la toma activa de conciencia para garantizar la conservación y la mejora del planeta para las futuras generaciones.