El término lengua materna se refiere a la primera lengua o idioma que aprende una persona. Se le llama «materna» porque es la mujer quien la transmite a los hijos. También se refiere a la lengua que se conoce mejor en el caso de los hijos de padres con idiomas distintos o en el caso de ser una persona que conoce muchas lenguas. Así como, a la lengua adquirida de forma natural sin intervención pedagógica.

Según establece la UNESCO, las lenguas son de una riqueza cultural incalculable, se trata nada menos que de una forma única de interpretar la realidad, un bien cultural que conjunta identidad, integración social, comunicación. Además, reconoce que «a causa de los procesos de mundialización, pesa sobre las lenguas una amenaza cada vez mayor o, en algunos casos, algunas están desapareciendo completamente.

Con la extinción de los idiomas mengua también la rica urdimbre de la diversidad cultural. Se pierden posibilidades, tradiciones, recuerdos, modalidades únicas de pensamiento y expresión, recursos valiosos necesarios para lograr un futuro mejor.

Con el objeto de conocer más sobre la lengua materna y los peligros de extinción que presenta con el correr de loa tiempos, se puede visitar el sitio Endangered lenguages, «un proyecto destinado a la preservación y documentación de lenguas de todo el mundo». En ese sitio se explica que de las 7 mil lenguas que se hablan actualmente se espera que el 50% desaparezcan antes del próximo siglo.