Los yihadistas también explotan las redes sociales: luego de la represión por parte de Twitter y YouTube, los integrantes del Estado Islámico abrieron cuentas en Diaspora*, una red social que asegura no poder detener la propagación de sus mensajes.

El equipo de Diaspora* informó que miembros de este grupo terrorista se convirtieron en nuevos usuarios. Esto representa un problema, ya que se trata de una red sin un servidor central, por lo que no hay manera de manipular o remover los contenidos de un nodo en particular.

«Al ser un proyecto de software libre, cualquiera es capaz de usar Diaspora* de la forma en la que quiera. Por lo tanto, no podemos evitar que alguien utilice el software ni tampoco tenemos la posibilidad de influir en las decisiones de los podmins», justificó el equipo que maneja el proyecto.

Luego de la publicación del video del asesinato del periodista James Foley, YouTube desactivó las cuentas que lo difundieron. Por su parte, el CEO de twitter, Dick Costolo, notificó que su red tomará medidas restrictivas contra quienes publiquen imágenes de violencia extrema.

Según el experto en comunicación de la revista Foreign Policy, Clint Watts, “ninguna organización terrorista ha aprovechado tanto las redes sociales como lo hace el Estado Islámico”, y agregó que su éxito se debe al dominio del lenguaje juvenil, referencial y actual que predomina en las mismas.

Karen Milessi