El Peque quiere consagrar la semana única bajando al dos y el uno del mundo

El argentino le ganó al canadiense Denis Shapovalov por 6-4, 5-7 y 7-6(4) en las semifinales del Masters 1000 italiano. Accedió por primera vez a la instancia decisiva en un torneo de esta categoría y enfrentará al uno del mundo Novak Djokovic.

La dura eliminación en primera ronda del US Open y luego la derrota en cuartos de Kitzbühel hicieron pensar lo peor en el tenis de la mejor raqueta argentina, pero sin dudas el triunfo por primera vez en la carrera ante Rafael Nadal en arcilla hicieron que creciera incluso hoy sin su mejor versión, hasta llegar a la definición del torneo más importante hasta ahora.

Diego Schwartzman, octavo preclasificado y 15° del ranking, luchó más de tres horas para vencer al canadiense Denis Shapovalov (14°) por 6-4, 5-7 y 7-6(4) y así meterse en la final del Masters 1000 del foro itálico ante el uno del mundo Novak Djokovic.

El historial favorece al serbio con ventaja de 4-0 con victorias en el US Open 2014, Roland Garros 2017 y este año en Australia, sumando también el triunfo en semifinales del año pasado también en Roma.

El argentino de 1.70m va por su cuarto torneo tras Estambul 2016, Rio de Janeiro 2018 y Los Cabos 2019 (perdió 5 finales esta temporada en Córdoba) sabiendo que si gana ascenderá al noveno lugar, ante el balcánico que quiere su quinta corona en Italia, el 81° título y el récord de 36° Masters 1000.